Adiós, COP25. Hola CROP20 (*)

Hola,

Si vamos al médico porque estamos enfermos, éste no empieza a hacer declaraciones institucionales, sino a ponernos tratamiento. Al llevar al taller nuestro vehículo, el mecánico no diserta sobre juntas y trócolas, sino que lo repara. No es tiempo de hablar, y mucho menos de callar, sino de actuar, de seguir adelante si es que realmente creemos en el objetivo perseguido, y de poner los medios para ello…..

Pasemos página a la malograda COP21 y centrémonos en cultivar este año entrante nuestras primeras hortalizas y, de paso, conseguir capturar un poco de CO2 y reoxigenar la comunidad hortelana, el barrio y, (¿por qué no?) el planeta.

Pues sí, hablamos de nuestro garbanzal y de su nuevo emplazamiento. Como much@s tendréis más que olvidado y algún@ recordará, en la asamblea del pasado 18 de octubre, seleccionamos la que entendimos era la mejor opción para el emplazamiento del garbanzal y trasladar esta propuesta al responsable municipal con objeto de que proceda a estudiar su viabilidad.

Pues bien, hemos tenido contestación, en el sentido de que la parcela se encuentra dentro de un proceso de recuperación del arbolado (de hecho hace unas semanas se ha dotado a los árboles plantados de riego por goteo), lo que imposibilita su uso para huerto. Así, se ha buscado una parcela alternativa con similares condiciones pero ésta ya sin impedimentos, y nos han trasladado que han iniciado los trámites administrativos para “liberarla” para su uso como huerto y posteriormente integrarla en un lote de huertos para su aprobación, acondicionamiento y, por fin, cesión a la Asociación de Vecinos para su uso.

La parcela se encuentra en el parque de las Cruces, muy próxima los campos de hockey y de fútbol, reúne las características necesarias, y ofrece interesantes posibilidades de acceder al uso compartido de algunas instalaciones. Cuando nos hagan llegar la delimitación precisa de la parcela os la trasladaremos.

Tres años largos de esfuerzos para promover el “GARBANZAL LAS MONTIJAS”, una comunidad hortelana que dobla la cifra de aquellos inicios, ganas de comenzar a convertir por fin el proyecto en ratos de trabajo compartido, manos manchadas, amistades, algo de sudor y vivencias que se traduzcan en bancales, semilleros, y, esperamos, muchas, muchas risas. El 2020 será el año de garbanzal. Será nuestro CROP20.

Entre tanto, viváis como viváis estas fechas, sed felices.

Y como de costumbre, un refrán hortelano:

Cuando diciembre se va tiritando, año bueno viene anunciando.

 

(*) Es un mal juego de palabras: crop, en inglés, significa cultivo”